martes, 31 de enero de 2012

Mujeres luchadoras: La Pola

Policarpa Salvarrieta camino del patíbulo (Óleo anónimo)
Policarpa Salvarrieta, popularmente conocida como La Pola, nació en Guadas, Cundinarama en 1795, en una familia que compartía su espíritu patriota.

La Pola, de profesión costurera, dedicó toda su vida a contribuir al trinunfo de la lucha patriótica colombiana, contra la dominación española. Utilizaba su profesión para moverse entre las damas de alta sociedad española, donde recababa información sobre los planes y movimientos de las tropas enemigas, también fue correo y enlace entre los ejércitos, llevando mesajes y materiales de un lado a otro y ayudaba y animaba a los jóvenes para unirse a la lucha y lograr la liberación del yugo español.

Jugó un papel esencial entre las tropas indepedentistas y se convirtió en símbolo de la resistencia colombiana e hispanoamericana, no sólo por sus hechos en vida, sino también por los hechos de muerte, que conmovieron a toda la nación.

En 1817, La Pola fue arrestada en Bogotá y el 14 de noviembre de ese mismo año, con sólo 22 años de edad, el virrey Sámano la hizo fusilar por la causa colombiana. Antes de morir, demostrando una ez su valentía, La Pola pronunció estas palabras ante la multitud que presenciaba el fusilamiento: "¡Pueblo indolente! ¡Cuán distinta sería hoy vuestra suerte si conocierais el precio de la libertad! Ved que, mujer y joven, me sobra valor para sufrir la muerte y mil muertes más! ¡No olvideis este ejemplo!".

La ejecución de Policarpa, mujer y joven, por un crimen político conmovió a la nación e incrementó la resistencia al régimen de Juan Sámano. Ella se convirtió en la heroína más representativa de la independencia, símbolo de resistencia, justica y libertad. Sirva su recuerdo para honrar y evocar  a las decenas y decenas de heroínas asesinadas por el régimen español durante esa época.


Otras fuentes